lunes, 27 de diciembre de 2010

Decepción.

Pensé que cuando dijimos "siempre" los dos cumpliríamos la promesa. No te vi cruzar los dedos, puede que sí los cruzases. La promesa fue en vano, y ya no me creo la mitad de las palabras que salen de tu boca; no es que no quiera, es que no puedo.
Lo peor de todo ésto, no es cómo lo estoy llevando, lo peor es que te veo ahí, vendiéndole la moto a otra. Pobrecita, si ella supiera lo que te va eso de que "las palabras se las lleva el viento". 
¿Sabes? Me hubiera encantado que cumplieses tus promesas, las pintabas tan bonitas, que acabé por pintarme Mi Propio Mundo, pero ahora, Mi Propio Mundo está manchado de dolor, que como alguien dijo, es un color muy feo. Pero eso a ti ya no te importa, ¿no? Si lo paso mal es mi problema, por haber creído en ti.
Creí en ti porque me diste motivos. Y ahora esos motivos son de otra.
Te quería, y repito, te quería.

 

7 comentarios:

  1. A mi también me encanta, me encanta como escribes, y que resaltes las palabras importantes!

    Me uno a tus seguidores! ^^

    Y si quieres, puedes pasarte por mi blog:

    http://exactovoyandandocaminando.blogspot.com/

    Un gran beso ^^ ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias :$ :D
    en seguida me paso :D :D
    muaaaaak. ^^

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Me encanta com escribes,además me has aconsejado este texto...y he mirado tu blog...y me gusta mucho! :)
    ¡Soy tu seguidora! :D

    ResponderEliminar